Mis libros favoritos para Educación Infantil y Primaria

October 6, 2018

El aprendizaje de la lectura ha sido un largo y apasionante camino que empezó en casa, en la guardería, el colegio, las ludotecas, las tardes de verano, las noches de invierno... Y un libro se asocia siempre a los mejores momentos vividos.

 

 

En mi familia, todos los años los “Reyes Magos” traían un libro muy pensado para cada uno de nosotros, teniendo en cuenta nuestra personalidad y aficiones. Se notaba que nos conocían perfectamente -pensaba yo-, y que no eran regalos de última hora, sino muy meditados: a la abuela, uno de lectura calmada; a mi madre, uno de arte o de historia; de curiosidades científicas para mi tío, o libros antiguos, típicos del rastrillo, para mi abuelo. Para nosotros, los niños, bellos libros llenos de ilustraciones y magia. Cuando pasaba la primera fiebre de los juguetes, yo acudía a esos libros.

 

 

Aún conservo este periódico de AltoAragón, de 1998. Yo, con vestido rojo, muy feliz leyendo un libro en la Casita de Blancanieves en Huesca. Una pequeña biblioteca en medio del parque, que abrían sólo por motivos especiales.

 

 

También durante el año cualquier ocasión era buena para que los niños recibiéramos como regalo un libro; a la vuelta de viajes de trabajo de mis padres, me sorprendían con un libro comprado en las librerías de la estación.

 

Guardo todos ellos como tesoros, algunos con dedicatorias, otros con fechas en las que fueron regalados... por lo que las historias que cuentan se funden con la mía propia.

 

1- A la pequeña biblioteca que íbamos formando mi hermano y yo, se unían los libros que mi madre recuperó de cuando era niña y que tenían el encanto de lo tradicional. Entre ellos, los que más me gustaban eran "Cuentos y leyendas de todo el mundo", con el que aprendía países y sus respectivas costumbres. Las ilustraciones me cautivaban.

 

 

2- Otro de ellos era "El libro de las virtudes para niños" en el que los dibujos, por su belleza, hablaban solos. Además de leer, los libros servían para dibujar, repitiendo sus ilustraciones, o para sugerir juegos y hasta disfraces. Ahora me doy cuenta, cuando repaso esos primeros libros, que mi madre no los escogía al azar, sino que intentaba familiarizarnos progresivamente con la lectura, para que el manejo de los libros nos resultara atractivo y apetecible. Con este libro, literalmente, aprendí a decir POR FAVOR y dar las GRACIAS. Otro del mismo estilo, "El libro de los héroes para niños". 

 

 

 

3. Al principio, con tres o cuatro años, lo que más importaba eran las ilustraciones, para que nos llamara la atención y nos gustara verlos una y otra vez. Más tarde, cuando empezamos a leer con cinco o seis años, para introducirme de pleno en la lectura, elegía libros con la caligrafía en cursiva, que nos resultaba más fácil de seguir. Por ejemplo recuerdo con mucho cariño la colección de "Las Duendelinas". El texto se leía con facilidad y los textos eran preciosos y llenos de alegría.

 

 

4. Cuando ya podíamos leer con mayor fluidez, además de libros que contaran historias bonitas, también llegaron otros con los que se pretendía educar en la sensibilidad, en las emociones. Así descubrimos la poesía. Especialmente, vienen a mi memoria los libros de Gloria Fuertes, con poesías ingenuas y candorosas, de las que me llamaba la atención su musicalidad y un cierto toque absurdo que las hacían únicas. Repetir las poesías de los libros nos sirvió sin duda para desarrollar la memoria.

 

 

5- Otro libro muy diferente y a que a mí aún hoy me llama la atención es "El guardián del olvido". Un libro con un relato misterioso, donde el mismo guardián del olvido tenía en una gran sala todos los objetos olvidados o extraviados por los niños. Sólo las ilustraciones ya hablaban por sí mismas.

 

 6- Si repaso los libros que más influyeron en mí o que me causaron mayor emoción, eran aquellos en los que sus protagonistas eran niñas o niños con las mismas inquietudes que tenía yo, con los que me sentía identificada y me hacían sentir como una parte más de las historias que en esas páginas se narraban. Algunas historias eran de niñas de nuestra época, como la serie de Mini (Mini y el gato, Mini va al colegio...) o Pippi Calzaslargas. Eran historias divertidas en las que, aquellas niñas con pelo rojo como el fuego, alumbraban alegremente mi imaginación.

 

 

 

7- Otro libro que recuerdo con gran cariño es el de "Polyanna". Me enseñó grandes cosas, realmente este libro logró cambiar esa etapa de mi vida. Era una niña huérfana, y además la convivencia con su antipática tía hacía la gota que colma el vaso. Sin embargo, ella siempre intentaba estar alegre. Lo que me llamó la atención es que, si una niña que no tiene nada, podía estar siempre tan contenta, yo - me planteé- no tengo derecho a estar triste por tonterías. Entonces, me hice una promesa. Cada vez que me pasara algo malo, me acordaría de algo bueno. Cada vez que alguien pareciera triste o enfadado, yo pondría mi sonrisa más sincera. Sin embargo, me di cuenta de que no era tan sencillo poner en práctica este ejercicio, era mucho más costoso de como lo narraba en el libro. No obstante, mi esfuerzo dio sus frutos, y sin duda, con ese libro maduré, valorando así mucho más aquello que me rodeaba. 

 

 

A continuación, os hablo de algunos libros que he descubierto durante mis años de carrera y mi experiencia como profesora estos años en Educación Infantil.

 

 

8- Tuve la suerte de conocer a la escritora del cuento "Ni de noche ni de día", Inma Bordás. Con unas ilustraciones dulces y muy cuidadas, presenta al ángel de la guarda de forma que los niños pueden aprender más sobre él y sobre diferentes virtudes: inteligencia, paciencia, valentía, fortaleza, alegría, bondad, justicia, generosidad, orden, obediencia... Es un cuento de lo más completo, que trata un tema a veces difícil de explicar para edades tempranas. ¡Pero Inma y la ilustradora Paula Hervás lo han puesto muy fácil! Porque además de que la idea me encanta, lo han hecho con muchísimo gusto.

 

 

 

 

9 - ¿A qué sabe la luna? Es otro imprescindible en nuestra biblioteca donde aprendemos que, la vida compartida sabe mejor.

 

 10 - Aquí voy con 3 últimos libros que para mí ganan más en "versión original", en inglés.  "Elmer" nos habla de lo importante que es ser diferente al resto, porque así podemos aportar algo único y personal. ¡Todos sumamos!

 

11 - Este cuento creo que es complicado encontrarlo, quizá por Amazon tengáis suerte. Pero, de verdad, es imprescindible. Cuenta como Polly decide hacer un Picnic y todos los animales que pasan por allí se llevan algo de su comida. Ella, como es generosa, da hasta que se queda sin nada. Los animales, arrepentidos por su egoísmo, deciden entre todo cocinar para darle una sorpresa a Polly y hacer todos juntos de nuevo un Picnic en condiciones. Se reflejan muy bien los sentimientos (tristeza, arrepentimiento...) y las ilustraciones preciosas.

 

 12- Un cuento para los más artistas. "El punto" ayuda a cada niño y niña a sacar al artista que llevan dentro. Muy creativo y original.

 

 

 

  ¡Espero que os hayan gustado! Hoy dejo aquí un trocito de  mi infancia y sin duda de mi alma!

 

 

Please reload

Featured Posts

Qué visitar en Burgos, Salamanca y Logroño

January 7, 2019

1/4
Please reload

Recent Posts

January 6, 2019

November 25, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload